sábado, junio 26, 2010


Silencio valioso de la mañana. Desperté muy soñado. No vengo a matarte, me dijo.

2 comentarios:

laura dijo...

y cuesta despegar lo que soñaste y el día va avanzando y por ahi te confunde más

a mí me pasa

Maxi dijo...

Menos mal, hay que bajarlo al papel para que quede asentado el sueño, sino después se borronea con lo que hubieramos querido sea, más lo que vivimos en la realidad, y el sueño es sueño, y como decía Berugo Carambula "los sueños, sueños son, pero aquí, se hacen realidad", jaja, y aparecía el "enano chupatierra" de regalo. Alcoyana, alcoyana, buen despertar!